Trasplantan con éxito dos riñones de cerdo a un ser humano

AP – Científicos comunicaron el jueves el último de una sorprendente serie de experimentos  en la búsqueda de salvar vidas humanas con órganos de cerdos modificados genéticamente.

Esta vez, los cirujanos de Alabama trasplantaron los riñones de un cerdo a un hombre  con muerte cerebral, un ensayo paso a paso para una operación que esperan probar en pacientes vivos posiblemente este mismo año.

“La escasez de órganos es, de hecho, una crisis sin paliativos y nunca hemos tenido una solución real para ella”, dijo el Dr. Jayme Locke, de la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB), que dirigió el estudio más reciente y pretende iniciar un ensayo clínico de trasplantes de riñón de cerdo.

Experimentos similares han sido noticia en los últimos meses, ya que la investigación sobre los trasplantes de animales a humanos se está intensificando.

Este otoño, dos cirujanos de la Universidad de Nueva York conectaron temporalmente el riñón de un cerdo a los vasos sanguíneos fuera del cuerpo de un receptor fallecido para observar su funcionamiento. Y a principios de este mes, los cirujanos del Centro Médico de la Universidad de Maryland le dieron a un hombre moribundo un corazón de un cerdo editado genéticamente que, de momento, le mantiene con vida.

Pero los científicos seguían necesitando saber más sobre cómo probar estos trasplantes sin poner en riesgo la vida del paciente. Con la ayuda de una familia que donó el cuerpo de un ser querido para la ciencia, Locke imitó el modo en que se realizan los trasplantes de órganos humanos, desde la extracción de los riñones del cerdo “donante” hasta su cosido dentro del abdomen del hombre fallecido.

Durante algo más de tres días, hasta que el cuerpo del hombre fue retirado del soporte vital, el par de riñones de cerdo sobrevivió sin signos de rechazo inmediato, informó su equipo el jueves en la revista American Journal of Transplantation.

Éste fue sólo uno de los principales hallazgos. Locke dijo que no estaba claro si los delicados vasos sanguíneos de los riñones de cerdo podían soportar la fuerza de la presión sanguínea humana, pero lo hicieron. Uno de los riñones se dañó durante la extracción del cerdo y no funcionó correctamente, pero el otro empezó a producir orina rápidamente como debería hacerlo un riñón. No se transmitió ningún virus porcino al receptor ni se encontraron células porcinas en su torrente sanguíneo.

Pero Locke dijo que el experimento con el riñón podría tener un impacto de mayor alcance, porque demuestra que un cuerpo con muerte cerebral puede ser un modelo humano muy necesario para probar posibles nuevos tratamientos médicos.

La investigación se llevó a cabo en septiembre, después de que Jim Parsons, un hombre de 57 años de Alabama, fuera declarado con muerte cerebral a causa de un accidente en una carrera de motos.

Después de escuchar que este tipo de investigación “tenía el potencial de salvar cientos de miles de vidas, sabíamos sin duda que era algo en lo que Jim habría puesto definitivamente su sello de aprobación”, dijo Julie O’Hara, ex esposa de Parsons.

La necesidad de otra fuente de órganos es enorme: aunque el año pasado se realizaron más de 41.000 trasplantes en Estados Unidos, un récord, más de 100.000 personas siguen en la lista de espera nacional. Miles de personas mueren cada año antes de conseguir un órgano y otras miles ni siquiera llegan a inscribirse en la lista, por considerar que es una posibilidad demasiado remota.

Los trasplantes de animales a humanos, conocidos como xenotrasplantes, se han intentado sin éxito durante décadas. El sistema inmunitario de las personas ataca casi instantáneamente el tejido extraño. Pero los científicos disponen ahora de nuevas técnicas para editar los genes de los cerdos de modo que sus órganos sean más parecidos a los humanos, y algunos están ansiosos por volver a intentarlo.

La reciente serie de experimentos con cerdos “es un gran paso adelante”, afirma el Dr. David Kaczorowski, del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh. Pasar a la primera fase de los ensayos en decenas de personas es “cada vez más factible”.

Kaczorowski, cirujano especialista en trasplantes de corazón, ha realizado experimentos para probar órganos de cerdo en primates no humanos que han ayudado a allanar el camino, pero “sólo podemos aprender cosas trasplantándolos a humanos”.

Aún quedan obstáculos antes de que comiencen las pruebas formales en personas, como decidir quiénes podrían probar un órgano de cerdo, dijo Karen Maschke, investigadora del Centro Hastings que ayudará a elaborar recomendaciones éticas y políticas para los primeros ensayos clínicos gracias a una subvención de los Institutos Nacionales de Salud.

Los científicos también tienen mucho que aprender acerca de cuánto tiempo sobreviven los órganos de los cerdos y cuál es la mejor manera de alterarlos genéticamente, advirtió el Dr. Robert Montgomery de NYU Langone Health, que dirigió los experimentos con riñones de ese centro en otoño.

Creo que los diferentes órganos requerirán diferentes modificaciones genéticas”, dijo en un correo electrónico.

Para el experimento renal más reciente, la UAB se asoció con Revivicor, la filial de United Therapeutics que también proporcionó órganos para el reciente trasplante de corazón en Maryland y el experimento renal en Nueva York. Los científicos de la empresa introdujeron 10 cambios genéticos en estos cerdos, eliminando algunos genes que desencadenan un ataque inmunitario humano y hacen que los órganos de los animales crezcan demasiado, y añadiendo algunos genes humanos para que los órganos parezcan menos extraños a los sistemas inmunitarios de las personas.

Además, hay cuestiones prácticas como la forma de minimizar el tiempo empleado en llevar los órganos de los cerdos a su destino. La UAB alojó a los cerdos modificados en una instalación libre de gérmenes en Birmingham, con un espacio similar a un quirófano para extraer los órganos y prepararlos para el trasplante.

El director científico de Revivicor, David Ayares, dijo que los planes futuros incluyen la construcción de más instalaciones de este tipo cerca de los centros de trasplante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + diecisiete =