Las farmacias del futuro están ya en nuestro presente: la digitalización como motor de cambio

Denuncian que 45% farmacias de Santo Domingo funcionan ilegalmente

Las farmacias son unos servicios que no dejan de ser un puntal básico para cualquier sociedad. Este tipo de establecimientos ha desarrollado siempre un tipo de venta directa, donde la cercanía con el público siempre ha sido una característica esencial. Sin embargo, no cabe duda de que los tiempos han de evolucionar y que la digitalización es un hecho más que evidente. Ha llegado a gran cantidad de sectores y el mundo de la farmacia no ha sido ajeno a él. La farmacia y parafarmacia online es ya una realidad de la cual los usuarios pueden beneficiarse y tener al alcance una variedad enorme de productos en las mismas condiciones que si los adquirieran de forma presencial.

Un caso de éxito en digitalización farmacéutica

Buena prueba de ello es el caso de una clásica oficina de farmacia, Galileo 61, ubicada en el barrio de Chamberí, en Madrid. Se ha convertido en un referente que ha conseguido multiplicar su volumen de negocio en los últimos años, dispensando productos OTC, sin receta médica y de uso libre, o de  parafarmacia a cualquier parte de España y con las mismas garantías de siempre.

Las farmacias que han tomado el mismo camino que esta oficina de Madrid están comprobando que pueden abrir un nuevo ámbito de negocio beneficioso para todos. Por un lado, porque pueden ofrecer productos a precios competitivos ya no solo en su ámbito de influencia, sino en cualquier punto de nuestra geografía. Para el cliente supone una manera de poder comparar precios y de decantarse por aquella farmacia online que mejor servicio le preste.

No es conveniente ser ajenos a esta realidad. Por un lado, el lenguaje digital ya forma parte de nuestro día a día a la hora de comprar. Un gran volumen de compras se realiza mediante el uso de aplicaciones móviles o visitar páginas webs de comercios online. El consumidor ha conseguido ir perdiendo el miedo a hacer las compras, ya que la implementación del sistema de pagos seguros ha permitido que las garantías sean máximas.

Las farmacias que ya han apostado por este cambio, necesario, por otro lado, están viendo cómo pueden aumentar su facturación. Esto es especialmente relevante en aquellas farmacias que desean ampliar horizontes de negocio y darse a conocer. No todas las farmacias tienen un alto volumen de ventas, ya que influye notablemente la ubicación en la que se encuentren. Pero no cabe duda de que el mundo digital nos pone a todos en el mismo sitio y, por tanto, estas farmacias serán capaces de ponerse al mismo nivel que aquellas que venden más.

Digitalizarse supone habla el mismo que gran cantidad de usuarios. Hay que desechar la idea de que son solamente las personas mayores y enfermas las que hacen uso de una farmacia. Estas están consiguiendo diversificar y ofrecer una gran cantidad de productos, como los de dermoestética o de belleza. Quienes los adquieren en una farmacia están buscando la plena garantía de un producto que sea aliado de su salud. Además, los consejos de los profesionales del sector se ofrecen también mediante los canales electrónicos, por lo que la resolución de cualquier tipo de duda o recibir consejos es un hecho que la digitalización no impide.

En el caso de Galileo 61, ofrece una serie de opciones interesantes que quizás otras farmacias todavía no estén ofreciendo. Por un lado, la entrega en un máximo de 2 horas si la compra se realiza desde Madrid. Para el resto de ubicaciones, hablaríamos de un máximo de 48 horas. Pero un punto de valor que está ofreciendo este establecimiento es la posibilidad de realizar las compras a plazo mediante una plataforma segura. Hay tratamientos que son caros y que resulta costoso poder afrontarlos de una sola vez. Pudiendo pagar tu compra en varias veces, se posibilita el acceso a esta serie de tratamientos sin tener que demorarlo más de lo debido.

Los más de 70 años de vida de esta farmacia se materializan ahora en su canal digital, ofreciendo a todos los clientes que compren por este medio la misma información de siempre, con ese trato cercano y capaz de resolver cualquier tipo de duda. No hay ninguna diferencia a la hora de comprar los productos farmacéuticos de forma física o digital, ya que en ambos casos el cliente va a ser atendido de la misma manera.

La digitalización no es ningún tipo de moda, ha llegado para quedarse y seguir ofreciendo un servicio eficaz a cualquiera que lo requiera. Aquellos establecimientos que no hay este paso adelante no podrán competir en igualdad de condiciones ante aquellas que sí lo hagan. Los clientes están apostando por esta manera de comprar, ya que sus ventajas asociadas hacen que sea algo mucho más atractivo. Dar el paso hacia estos canales de venta es apostar por un servicio diferenciador que puede ser la salvación para muchos establecimientos. (EFE)