Twitter Files: el control de la red social por operadores de CIA y FBI, según Elon Musk

Bajo la lupa

Alfredo Jalife-Rahme

La larvada guerra civil que no se atreve a pronunciar su nombre entre los partidos Republicano y Demócrata se centra en el frente doméstico con los fétidos escándalos de los Twitter Files –que ha expuesto su nuevo mandamás Elon Musk, quien ha advertido que si aparece muerto no será por suicidio (https://bit.ly/3FS778T)– y el encarcelamiento en Bahamas por el fraude de FTX del delincuente millenial Sam Bankman-Fried, operador del lavado entre el comediante jázaro Zelensky y el Partido Demócrata (https://bit.ly/3j5fkhb).

Los perturbadores Twitter Files han sido censurados por los multimedia del establishment, pero han proliferado profusamente en las redes sociales y en alguno que otro rotativo marginal. También han sido difundidos en una de sus tantas aristas por el connotado investigador Matt Taibbi (https://bit.ly/3uMsXo2).

Desde su adquisición de Twitter, Musk ha estado revelando profundos secretos de la operatividad y control de las redes sociales por el Deep State –de lo cual hemos advertido desde hace mucho: cuando el Pentágono retomó el control de Silicon Valley mediante el DIB (Defense Innovation Board, https://bit.ly/3URYTlz)–, lo cual le ha valido haber sido degradado al segundo lugar de los hombres más ricos del mundo.

Musk ha insinuado tremendos secretos de Estado acusando al histriónico doctor Anthony Fauci de haber mentido al Congreso con la consecuente muerte de ciudadanos estadunidenses (https://bit.ly/3j3Gbdt), por lo que ha llegado a definir a Twitter “como ambas: una empresa de red social y una escena de crímenes (¡megasic!, https://bit.ly/3WkTGUa)”.

Pues nada menos que el megaespía Jeff Carlton, quien laboró para la CIA/FBI, fue el encargado del Equipo de Respuesta Estratégica del viejo Twitter y acaba de borrar su hierático currículum de LinkedIn (https://bit.ly/3iXO04h).

Ya Alan McLeod había denunciado desde hace más de dos años que Twitter estaba contratando a un alarmante número de agentes de la FBI como prueba de la creciente puerta revolvente entre “la FBI y las entidades que busca regular (https://bit.ly/3uNesAe)”.

El rotativo New York Post, que sufrió la atroz censura de Twitter, se refocila al señalar “la puerta revolvente entre el Deep State Demócrata (sic) y el Big Tech (https://bit.ly/3BzMEDm)”. Yo me quedé en que también existe un poderoso sector republicano en el seno macabro del Deep State que es notoriamente suprapartidista.

NYP expone la “primera entrega de los Twitter Files, donde destaca James Baker, viceconsejero general de Twitter, quien acaba de ser eyectado por Musk (https://bit.ly/3Bxo324). Resultay resalta que Baker fue consejero general de la FBI de 2014 a 2017 y montó –al estilo de Carlos Loret de Mola Álvarez en México, en el truculento caso de Florence Cassez, según Netflix– el episodio hollywoodense del Fake Russiagate.

NYP asevera que Elvis Chan, otro agente de la FBI, estaba a cargo del redireccionamiento y/o censura de los mensajes para favorecer la elección del presidente Biden. En la segunda entrega de Twitter Files se detalla la supresión del mal pensar (¡megasic!) con el fin de “limitar el alcance de ciertos usuarios (https://bit.ly/3FqzNV7)”. My case!, jajaja.

No es de extrañar el control del viejo Twitter por connotados operadores de FBI/CIA cuando a un nivel más inferior, el español Pepe López, a cargo de la rama de Twitter Latinoamérica, vinculado al Partido Popular, para congraciarse con Felipe Calderón –hoy prófugo en España– y su gran aliado, el agente antimexicano Enrique Krauze Kleinbort –miembro del fascista Committee on the Present Danger (https://bit.ly/3HD07hs) y de la Comisión Trilateral (https://bit.ly/3FQVvmw)– pidieron mi expulsión eterna de esa tan controvertida red social (https://bit.ly/3hsGBJU).

Los ciudadanos del mundo debemos entender que las redes sociales son un instrumento político de high tech, por lo que no solamente es imperativo su pluralismo libertario, sino también su regulación democrática (https://bit.ly/3HHLpph).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − diecinueve =