“Todo sucederá rápidamente”: EEUU descubrió cómo “destruir y derrotar a Rusia”

Andrey Kots

Moscú, RIA Novosti

La revista del Ministerio de Defensa ruso “Military Thought” informa que el Pentágono está desarrollando armas fundamentalmente nuevas que permitirán atacar objetivos estratégicos enemigos con impunidad. Apostarán por fuerzas no nucleares. Estas son las conclusiones de los analistas – en el material RIA Novosti.

Escenario negativo

El concepto de destrucción mutua asegurada supone que una superpotencia, sujeta a la agresión nuclear por parte de la otra, tendrá tiempo de poner sus fuerzas estratégicas en alerta máxima y lanzar un ataque de represalia. Por supuesto, debe detectar los misiles balísticos intercontinentales enemigos a tiempo. Tanto Rusia como los Estados Unidos tienen sistemas efectivos de advertencia de ataques con misiles (EWS): satélites y poderosos radares sobre el horizonte. Permitirán que los líderes políticos del país participen plenamente en el uso de la tríada nuclear.

Entre los principales objetivos del estado agresor se encuentran los silos de los misiles balísticos intercontinentales (ICBM), las bases de submarinos nucleares, los aeródromos de aviación estratégica, los cuarteles generales y los puntos de almacenamiento de municiones especiales. Si, por alguna razón, el país atacado no tiene tiempo para lanzar un ataque de represalia, la mayoría de las fuerzas de disuasión nuclear serán destruidas. Unas pocas docenas de misiles sobrevivientes no serán suficientes para un daño irreparable. Además, algunos de ellos podrán ser derribados por los sistemas de defensa antimisiles.

El segundo escenario de un hipotético conflicto nuclear con Rusia es deseable para Estados Unidos, ya que no implica grandes pérdidas por su parte.

Los autores de la publicación en Military Thought argumentan que para esto el Pentágono puede no necesitar misiles balísticos intercontinentales provenientes de silo pesado y submarinos nucleares estratégicos. Lo principal es tomar al Kremlin por sorpresa.

“En el mediano plazo, Estados Unidos busca poseer armas estratégicas no nucleares con un corto tiempo de vuelo hacia el objetivo y no sujetas formalmente a ninguna restricción bilateral o internacional, cuyo uso sea posible para llevar a cabo tareas ofensivas estratégicas”. El artículo dice: “Estas tareas deberían asegurar la derrota de un número significativo de fuerzas nucleares rusas hasta que el Comandante en Jefe Supremo decida lanzar un ataque de represalia.

Según las conclusiones de la publicación, “esto puede tener un impacto extremadamente negativo en la seguridad nacional y requerirá una respuesta activa a las amenazas”.

Concepto agresivo

Los planes a largo plazo de Washington, según los autores del artículo, incluyen la creación de sistemas estratégicos de armas de fuego altamente efectivos que operen según el principio de un complejo de ataque de reconocimiento, armas de energía dirigida y otras opciones prometedoras.

Mientras tanto, Estados Unidos se ocupará de algún tipo de estructura intermedia, equipada con los medios existentes y próximos a las tropas de impacto cinético y no cinético, global y regional.

“Ya podemos hablar de nuevas armas disuasivas no nuclear altamente efectivas, cuyas primeras muestras a mediano plazo pueden ingresar a las Fuerzas Armadas de los EEUU cumpliendo las tareas de las fuerzas nucleares estratégicas existentes con ojivas convencionales”.

Los estadounidenses actúan de acuerdo con el concepto estratégico-militar de un ataque global inmediato (Prompt Global Strike), que implica un ataque con armas convencionales a un objetivo en cualquier parte del mundo en el plazo de una hora.

Un elemento importante de este sistema son los miles de misiles de crucero Tomahawk desplegados en cruceros, destructores y submarinos con un alcance de 2,500 kilómetros. Sin embargo, la velocidad subsónica de este misil puede no ser suficiente para alcanzar cualquier objetivo en el planeta en una hora. Y las naves de ataque no siempre están en el radio de acción adecuado.

En realidad, los planes agresivos no son escondidos por los Estados Unidos. En octubre, el general retirado David Petraeus, ex jefe del Comando Central de EE. UU., le dijo a ABC que si Moscú usaba armas nucleares en Ucrania, el Pentágono respondería con una respuesta militar no nuclear.

Por supuesto, hasta ahora Washington no está llamando a atacar las minas nucleares rusas, pero la retórica al respecto se está intensificando.

Argumento hipersónico

A principios de la década de 2010, los estadounidenses iban a desarrollar un misil balístico con una ojiva no nuclear basada en misiles balísticos intercontinentales Minuteman III y SLBM Trident II regulares para un ataque rápido contra los “estados rebeldes”, por lo que Washington en ese momento entendía en particular a Irán. y Corea del Norte. Pero esta idea fue rápidamente abandonada. El Pentágono consideró que los sistemas de alerta temprana rusos podrían malinterpretar los lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales, y esto se convertiría en una guerra nuclear a gran escala.

Como resultado, se concentraron en las armas hipersónicas. Uno de los primeros proyectos es el X-51A Waverider alado. La velocidad declarada es de 7,500 kilómetros por hora. Sin embargo, surgieron problemas durante las pruebas y el misil nunca fue incorporado.

Sin embargo, estos desarrollos se utilizaron para crear otros sistemas hipersónicos, en todo tipo de fuerzas armadas. En el marco del concepto de ataque global rápido, la principal opción que se está considerando son los misiles de crucero de alta velocidad para los submarinos de la clase Virginia. Es parte del programa Ataque Convencional de Inmediato (CPS).

El Pentágono espera recibir las primeras muestras en serie para 2024, los submarinos nucleares se convertirán en ellas para 2028. Se colocarán hasta 65 CPS en cada submarino de la serie Block V. Estos misiles también equiparán los últimos destructores furtivos del tipo Zumwalt.

Además, EE. UU. podría lanzar un golpe de desarme de Rusia desde Europa. En junio de 2020, los medios alemanes escribieron que en la cumbre de ministros de defensa de la OTAN, algunos países de la UE aprobaron el despliegue de prometedores misiles estadounidenses de mediano alcance en equipos convencionales.

El alcance de esta arma es de 1000 a 5500 kilómetros. El tiempo de vuelo a Moscú es mínimo.

Como saben, Washington se retiró del tratado sobre la eliminación de misiles de medio y corto alcance. Y solo unas semanas después, probó prototipos de un crucero y luego un misil balístico basado en tierra. Es decir, se prepararon de antemano para el abandono del Tratado INF. Así están listos para subir la apuesta en el conflicto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − once =