Todas las opciones abiertas en la campaña contra Irán

Autores del triple crimen emboscaron a sus víctimas  en Bávaro

Si Israel ordenó el atentado contra el coronel del CGRI Hassan Sayyad Khodaei, significaría que Jerusalén ya no limita sus contramedidas contra las intenciones de Irán en la región, sino que quiere hacer que Teherán pague por sus acciones contra los israelíes.

El asesinato selectivo del coronel Hassan Sayyad Khodaei, alto mando del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, es un capítulo más dela guerra en la sombra entre Israel e Irán, en la que Teherán ya señala a la agencia de inteligencia israelí Mossad y amenaza con vengarse.

El incidente parece seguir un patrón familiar: tiroteo por parte de hombres armados que huyen a toda velocidad en motocicletas. Así es como una serie de científicos nucleares fueron eliminados la década pasada, y cada vez Irán señaló a Israel. Las autoridades iraníes han anunciado una persecución de los asesinos, y aunque en este caso también es probable que la motocicleta se encuentre abandonada en algún lugar, los tiradores no aparecerán por ninguna parte.

Tal y como son estas operaciones, nada se habrá dejado al azar, tanto para garantizar que quienes las lleven a cabo escapen sanos y salvos como para evitar cualquier posibilidad de que se les relacione con quien haya ordenado la operación.

Una operación de esta naturaleza requiere una capacidad excepcional de recopilación de información en el país objetivo. Incluye la elaboración de un dossier sobre el objetivo, desde los detalles personales básicos, pasando por los hábitos, la rutina de trabajo y las actividades de ocio, hasta la participación en actividades hostiles. Suponiendo que Israel esté realmente detrás de ello, una orden de esta naturaleza tiene que superar una larga serie de obstáculos dentro del Mossad, el sistema de defensa y el escalafón político antes de que se dé luz verde. Este último también tiene que considerar las circunstancias políticas y diplomáticas, y luego, por supuesto, está la cuestión del tiempo.

A diferencia de los anteriores ataques llevados a cabo en suelo iraní, esta vez el objetivo no estaba relacionado con el programa nuclear iraní, sino con la Fuerza Quds de la república islámica. Esta rama es responsable de las actividades en el exterior la revolución iraní.

Según el anuncio oficial de Teherán, el coronel Hassan Sayyad Khodaei estaba activo en Siria y probablemente estaba implicado en los esfuerzos por contrabandear armas a Hezbolá y a las milicias iraníes en Siria. También estaba encargado de los intentos de Irán por atrincherarse militarmente en la frontera entre Siria e Israel.

Si Israel ordenó el asesinato, se puede saber que Jerusalén no limita la campaña contra estos esfuerzos iraníes solo a la llamada “campaña de entreguerras”, el esfuerzo militar y de inteligencia israelí en curso para interrumpir la acumulación de fuerzas del eje iraní-chií en todo Oriente Medio. También está ampliando sus contramedidas. En este sentido, se trata de una señal clara a Irán, y muy directa, que dice que Teherán tendrá que pagar un precio costoso, incluso en su propio suelo.

Es dudoso que los iraníes cambien su forma de actuar, pero esto no disminuye la importancia de estos mensajes. Más allá del golpe operativo inmediato a las operaciones de la Fuerza Quds, se necesitará encontrar un sustituto para un oficial de tan alto rango y cualquier sustituto necesitará tiempo para orientarse, el asesinato ejercerá una presión psicológica inmediata sobre todos los altos cargos del CGRI.

Como era de esperar, Irán se apresuró a anunciar que había detenido a una “red de espionaje” israelí, una medida que muy probablemente pretende reducir la presión pública e interna sobre ellos por no mantener a salvo a los altos cargos del gobierno. Lo que es más trascendente, un intento por importar la guerra de Siria a su país.

Estas críticas han aumentado en Irán en los últimos años, especialmente en torno al hecho de que Irán está invirtiendo el poco dinero que tiene en países extranjeros en lugar de hacerlo en su propia economía, que se encuentra en dificultades. Aunque estas críticas son muy preocupantes para las autoridades, hasta ahora no les han llevado a detener sus esfuerzos por armar a sus apoderados en la región. Este golpe en su suelo debería, como mínimo, crear dilemas a los ayatolás sobre el precio que están pagando por ello.

israelnoticias.com