Sobre los Reinos

El Rey Juan Carlos I se encuentra en República Dominicana

Jesús Antonio Fernández

Una de las funciones fundamentales de las monarquías o de los monarcas siempre había sido la de cohesión, de hacer de cohesor de su pueblo. Unir a la gente en torno a unos ideales, valores, compromisos y nobles objetivos. Esa fue siempre la labor de los reyes y eran respetados y escuchados por eso.

En muchos casos daban la cara ellos primero en el campo de batalla arriesgando los primeros como un soldado más.
Sin embargo, hoy la situación es bien distinta ya que los reyes, empezamos, porque no unen a la gente y ya no son creíbles.

Su imagen está manchada y  no tienen nada que decir ni aportar, bueno, dicen y hablan en modo formal para proteger su puesto de trabajo pero son palabras vacías que prácticamente nadie escucha.

Su misión  parece haber terminado a no ser que se reciclen o cambien el chip convirtiéndose en verdaderos líderes que abren el futuro de la gente.

No hay jóvenes de recambio en las monarquías realmente, solo personas que ocupan puestos.

Si la gente no los tira ya que cada día se les ve que no existe vocación en ellos, será el proceso histórico el que se encargue.