¿Qué mensaje envía Rusia a EEUU con los Su-57 en Siria?

Washington admite estar detrás de la masacre de una mezquita cerca de Alepo

La coalición liderada por EEUU recurre a cualquier medio para superar a Damasco y Moscú, mientras que Turquía y Siria se encuentran ante la amenaza de confrontación. En estas circunstancias, Rusia manda una fuerte señal a Washington y sus aliados, según explicó a Sputnik el analista militar Phil Butler.

Las naciones “neocolonialistas” de Occidente no piensan que han perdido la campaña siria y no van a rendirse, afirmó el experto geopolítico.

Butler considera que el supuesto despliegue de los nuevos cazas furtivos Su-57 en la zona representa un mensaje a la coalición liderada por Estados Unidos.

Lea también: ¿Envió Rusia sus Su-57 a Siria contra los aviones ‘stealth’ de EEUU?

“Es un mensaje. Rusia tiene que operar manteniendo una posición de confianza y fuerza (…) El Su-57 dice ‘haremos lo que sea necesario'”, señaló.

El 21 de febrero, un bloguero sirio-libanés publicó en su cuenta de Twitter una foto en la que aparecían dos cazas de quinta generación rusos en una base militar siria, aunque el Ministerio de Defensa ruso todavía no ha confirmado la información sobre su presencia.

La aeronave furtiva Su-57 está equipada con un sofisticado sistema de aviónica y unos radares avanzados, que permiten que el caza destruya efectivamente objetivos aéreos, terrestres y navales.

El analista afirmó que la influencia estadounidense en Siria va disminuyendo inexorablemente, no obstante, Washington no está dispuesto a rendirse.

“Si se tratara de un juego de ajedrez o un juego de estrategia, ¿qué harían entonces EEUU y sus aliados? ¿Se rendirían y lo dejarían pasar? Claro que no. Nada ha cambiado, y Daesh está derrotado, esto es todo”, aclaró.

Mientras tanto, los aliados de Estados Unidos pretenden “estar dentro” y fortalecer sus posiciones de negociación. Así, el día 27 de febrero, el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, declaró que el Reino Unido apoyaría los ataques aéreos contra Damasco, mencionando un supuesto uso de armas químicas por parte del Ejército Árabe Sirio.

Por su parte, las autoridades sirias aseguran haber eliminado el armamento químico en 2014 bajo la supervisión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

Anteriormente el Ministerio de Defensa ruso informó que los terroristas preparaban una provocación con el uso de agentes venenosos “para acusar a las fuerzas gubernamentales de utilizar armas químicas contra civiles en Guta Oriental”.

Por su parte, Ankara y Damasco pueden verse envueltos en enfrentamientos directos en Afrín y Manbij. Así, las unidades progubernamentales sirias ya han entrado en Afrín, y las fuerzas prokurdas pronto podrán pasar el control de Manbij al Ejército Árabe Sirio.

El problema reside en que las ciudades controlados por los kurdos permanecen en el punto de mira de la operación turca Rama de Olivo, que se lanzó el 20 de enero para evitar que las Unidades de Protección Popular (YPG) reforzaran su presencia en el norte de Siria.

“En cuanto a la situación de Turquía y los kurdos, podemos observar la misma lucha en la región que tuvo lugar durante la Primera Guerra Mundial”, subrayó Butler.

El analista agregó que actualmente “el problema de la mediación entre Ankara y Damasco está vinculado con la presión ejercida por los nuevos poderes coloniales”.

Al tratar de la participación de Rusia en el conflicto, Butler observo que, por muy complicada que sea la situación, Moscú tiene una gran influencia tanto sobre Ankara como sobre Damasco, “mucho más considerable que la influencia actual de Washington”.

El experto enfatizó que la situación exige que las autoridades rusas actúen como un mediador, haciendo que ambas partes puedan establecer un diálogo.

Sputnik