Las guerras energética y alimentaria se retroalimentan y ponen a Biden contra la pared

Costo de la canasta familiar subió 4.3% en un año para los pobres

Bajo la lupa

Alfredo Jalife-Rahme

Rusia gana la guerra económica (https://bit.ly/3xohBsg) que le impuso EU-OTAN –que controla a una irreconocible Unión Europa (UE)– cuando el petróleo y el gas se han disparado a la estratósfera, mientras el rublo, hoy la impensable divisa más poderosa del mundo, cotiza en menos de 61 por un dólar.

The Wall Street Journal lo señala estupendamente: “No se rían (sic): La Casa Blanca quiere hacer paneles solares y bombas de calor para detener a Vladimir Putin” (https://on.wsj.com/3GTQxo5).

Biden atribuye a la guerra de Putin en Ucrania su emergencia energética –que pone en riesgo el abasto de electricidad a cinco meses de las elecciones intermedias– mediante la enmienda de producción de defensa, exhumada desde la guerra contra Corea, con el fin de impulsar los paneles solares y otras energías limpias (https://bit.ly/3tjoaKg). El problema con las energías renovables –solar (nota: tres cuartas partes de sus módulos provienen del sudeste asiático) y eólica– es su característica intermitente que depende de los caprichos climáticos.

Biden también inculpa a Putin del alza irrefrenable de la gasolina, la máxima inflación de los recientes 40 años y el despliegue de la grave crisis alimentaria global. Hasta ahora no lo ha culpado de la surrealista crisis de alimentos para bebés en EU.

Como aquí utilizamos el método dialéctico, es conveniente escuchar el punto de vista del presidente Putin quien, en una entrevista a Rossiya 1 Tv, desnudó la manipulación financiera de Wall Street que se encuentra detrás de la crisis alimentaria, con bastante antelación a su operación militar en Ucrania: “la masa monetaria en EU creció 5.9 millones de millones de dólares en menos de dos años, desde febrero de 2020 a finales de 2021, con una productividad (sic) sin precedentes de las máquinas impresoras de dinero” cuando la tasa total de liquidez creció 38.6 por ciento.

Putin considera que se trató de un “error (¡megasic!) de las autoridades económicas y financieras de EU, que no tiene nada que ver con los actos de Rusia en Ucrania, no tiene correlación alguna”.

Es evidente que Putin se encuentra muy bien asesorado por Sergey Glazyev, connotado economista ruso, cuyas teorías sobre la economía física están prevaleciendo por encima de la especulativa economía financierista de la dupla anglosajona de Wall Street y La City (Londres), y cuya obra reciente es digna de ser consultada.

A juicio de Putin, la impresión desregulada de la masa monetaria por Wall Street “fue el primer estadio –uno inmenso– hacia la presente situación desfavorable de alimentos” que se dispararon de inmediato. Y eso que Putin no aborda la manipulación del cártel alimentario anglosajón, su famoso ABCD: ADM-Bunge- Cargill-Dreyfus (https://bit.ly/3Q5ohmv).

También fustigó las políticas de energía verde de la UE que exageraron las capacidades de la energía alternativa, que no puede ser producida “en las cantidades requeridas, con la calidad (sic) requerida y a precios aceptables” (sic) cuando al mismo tiempo, empezaron a empequeñecer la importancia de los tipos convencionales de energía, incluyendo, sobre todo, los hidrocarburos.

Putin deduce que el resultado de todo ello fue que los “bancos cesaron de emitir empréstitos (…) Las empresas de seguros cesaron de garantizar los arreglos. Las autoridades locales cesaron de garantizar los contratos, de asignar parcelas de tierra para expandir la producción y redujeron la construcción de transporte especial, incluyendo gasoductos”.Todo ello desembocó en una escasez de inversiones de energía y los precios se elevaron: Los vientos no fueron tan fuertes como esperaron el año pasado, el invierno se retrasó y los precios se dispararon en forma instantánea, y con el alza de los precios de gas se incrementaron los de los fertilizantes, lo que los anglosajones empeoraron al imponer sanciones sobre los fertilizantes rusos.

Ahora se entiende la sombría pesadumbre que pende sobre la Casa Blanca, según el portal Político (https://politi.co/3xz7UaR).

alfredojalife.com