La guerra económica occidental fracasó, es probable que llegue una nueva depresión

¿Qué le espera a Europa con las tuberías de Nord Stream posiblemente desaparecidas para siempre?

Por Uriel Araujo, investigador con enfoque en conflictos internacionales y étnicos

Ahora que el oleoducto Nord Stream podría haber sido saboteado por Washington, como prometió el presidente estadounidense Joe Biden el 7 de enero, y posiblemente se haya ido para siempre (según las autoridades alemanas), es hora de considerar los posibles impactos.

La crisis energética en la UE siempre ha sido impulsada por los intereses estadounidenses . Además, EE. UU. ha estado participando en una guerra económica e incluso utilizando el dólar como arma durante demasiado tiempo, pero desde hace meses ha quedado claro que su actual guerra económica y financiera contra Rusia ha fracasado , y una vez más, sobre todo en Europa. Tales guerras económicas, de hecho, pueden salirse peligrosamente de control y se consideran una de las causas de la crisis de 1929 en el mundo posterior a Versalles.

Philip Pilkington, un economista irlandés que trabaja en la financiación de inversiones, famoso por sus contribuciones sobre la estimación empírica del equilibrio general y otros campos, ha realizado observaciones bastante interesantes sobre la posible desindustrialización de Europa como consecuencia de la guerra económica. Comenta cómo en el mundo posterior a la pandemia se han ido acumulando deudas en Occidente y, además, el conflicto actual en Ucrania ha traído costos energéticos adicionales.

Después de que termine el conflicto, o se convierta en un “conflicto congelado”, o después de que se restablezca la buena diplomacia, Rusia podría comenzar a suministrar gas a Europa nuevamente como de costumbre, así razonaron muchos analistas. Sin embargo, ahora que los oleoductos ya no están, el precio de la energía en el continente seguirá siendo tremendamente alto en los años venideros. Con los altos precios de la energía permanentes que hacen que la fabricación ya no sea económicamente viable (disminuyendo así el poder adquisitivo europeo), uno debería esperar que el bloque cierre las exportaciones para revivir una industria poco competitiva mientras aumenta las inversiones en energía. Estos son los puntos principales de Pilkington y podría valer la pena profundizar en ellos.

Pilkington argumenta que los altos costos de la energía harán que la industria europea sea en gran medida poco competitiva porque los fabricantes no tendrán más remedio que aumentar también el precio de los productos, que a su vez no podrán competir con productos extranjeros más baratos. El economista continúa argumentando que, en este escenario, con muchos fabricantes fuera del negocio, el resultado será la pérdida de puestos de trabajo clave, con menos empleados gastando dinero y una nueva depresión económica.

Por lo tanto, razona Pilkington, Estados Unidos no podrá “reubicar” la fabricación europea por mucho tiempo porque simplemente no habrá nadie en el continente que compre los productos que envía Estados Unidos a las costas europeas. Esta crisis afectará también a los estadounidenses, porque a medida que caen las exportaciones a Europa, los trabajadores estadounidenses también pierden sus empleos. ¿Qué podrían hacer los estados de la UE en tal escenario? El economista irlandés escribe de manera bastante convincente que una solución arancelaria sería la más obvia: al aumentar los aranceles, estos países podrán “hacer que los productos internacionales sean tan caros como los productos nacionales que sufren la inflación de los costos de energía”.

El resultado de eso solo puede ser más caos económico para Occidente, mientras que Europa “se apaga” y se convierte en una especie de “agujero negro”, en una repetición de los eventos de 1920 que resultaron en la Gran Depresión, escribe Philip Pilkington.

Sin embargo, la situación global actual ha cambiado mucho, con la alianza BRICS+, aparentemente dirigida a “desacoplarse de la economía occidental”. Desde hace un tiempo, el aumento de los precios de las materias primas se ha percibido como resultado de las políticas de sanciones occidentales, y esto ha obligado al sur global a buscar mecanismos y alternativas paralelas. Por lo tanto, estas potencias emergentes tienen el potencial de construir un “bloque económico separado”, lo que significa que Occidente sufriría más por el caos económico, ya que BRICS+ “tiene un certificado de salud económica relativamente limpio”.

Todo esto es un escenario bastante probable y también se deben considerar las implicaciones políticas. La crisis económica con toda probabilidad traerá de vuelta el proteccionismo, y podría venir acompañada de un clima político similar al de 1930. Esto, a su vez, solo puede fortalecer el campo populista en Europa. Las tendencias populistas y de la llamada “extrema derecha” han estado creciendo en el continente durante años y parece ser el momento adecuado para acelerar este fenómeno.

Uno recuerda que la derrotada candidata presidencial francesa, Marine Le Pen, prometió sacar a Francia de la OTAN durante las elecciones de este año. Mientras tanto, en agosto, Hungría volvió a tener los precios de energía más bajos de la UE. Se han impuesto más de 8.700 sanciones a Moscú y, sin embargo, han perjudicado a Europa más que a Rusia, ya que el primer ministro húngaro, Viktor Orban, ha sido un fuerte crítico de tales sanciones. De hecho, le guste o no a uno el hombre, a menudo ha sido la voz de la razón en el bloque. Ahora, el partido político euroescéptico alemán Alternative für Deutschland (AfD) se está centrando en gran medida en atacar a las élites europeas y oponerse a las sanciones del gobierno alemán contra Rusia. Esta tendencia está presente en todas partes de la UE.

Ya es hora de que Europa haga valer su soberanía, sin embargo, tal postura política está en gran medida marginada en el continente. Por lo tanto, aunque una ola populista europea debería aumentar el escepticismo sobre la OTAN y la propia UE, también aumentará la inestabilidad política y la agitación. En resumen, en el peor escenario post-Nord Stream, cabe esperar una Europa desindustrializada y aislada atravesando una grave crisis política y económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =