Enero, ¿por qué es el primer mes del año?

(Prensa Latina)

Apenas unas horas nos separan del inicio del Nuevo Año, que en la mayoría del mundo inicia el 1 de enero, costumbre tan arraigada que nunca cuestionamos por qué es así.

Cuentan que fue el emperador romano Julio César quien introdujo esa regla hace más de dos mil años, todo asociado a fiestas y cumbanchelas paganas, esas donde vino, comida y orgías podían mantener al todopoderoso y su séquito despierto por varios días.

Para los antiguos romanos, enero era importante por ser el mes consagrado al dios Jano, de ahí Ianuarius, que significa enero en latín, así para honrar a la excelsa deidad se impuso el nuevo calendario, designando a enero como el primer mes del año.

Jano es el dios de dos caras en la mitología romana, el de los comienzos y los finales, de las transiciones, y como por lo general, el nuevo año marca en sí mismo un cierre y un inicio, pues nada extraño que fuera este mes el designado para tan significativa celebración.

En sus inicios, el año constaba de 10 meses: marzo, dedicado a Marte, dios de la guerra; abril, cuando abre la primavera; mayo, consagrado a Júpiter; junio, en honor a Juno, hermana y esposa de Júpiter; julio, antes quintilis y más tarde ofrecido a la memoria de Julio César; agosto, porque el soberano Augusto lo tributó a su nombre; septiembre, séptimo; octubre, el octavo; noviembre, noveno; y diciembre, décimo.

Pero, como la suma de días del calendario juliano no coincidía con el ciclo astronómico, la solución a este inconveniente fue adaptarlo al modelo egipcio que consistía en años de doce meses que sumaban 365 días, y años bisiestos con 366.

Además, fue necesario adicionarle dos meses, el primero, enero, como dijimos dedicado a Jano y el último sería febrero, fin del invierno y comienzo del deshielo.

En esa época los esclavos se infectaban de hongos en sus pies padeciendo altas fiebres, así febrero debe el nombre a las fiebres, que se atribuían a un dios perverso y la solución fue acortar su duración, dejarlo de 28 días, para alejar al maligno.

En inglés, español, francés, italiano, portugués, los meses conservan los nombres del calendario juliano, que imperó hasta finales del siglo XV en los territorios conquistados por el imperio Romano.

Sin embargo, a pesar de los ajustes, continuaba impreciso, tanto así que hacia el siglo XVI tenía 10 días adicionales con respecto al ciclo astronómico y el papa Gregorio XIII se dió a la tarea de enmendar el error en 1582.

​ Eliminó 11 días del calendario de los países católicos y para que el tiempo del hombre estuviera en armonía con las estaciones climáticas, decretó cuáles años de los siglos serían bisiestos, a través de una fórmula matemática, y estableció el 1 de enero como comienzo del año nuevo.

Así, dos mil años después, la mayoría de los mortales seguimos celebrando al dios Jano y su eterno ciclo de cierres y aperturas, siempre con la esperanza de algo nuevo y mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + diecinueve =