El auge de la tecnología china: por qué Pekín se vuelve líder mundial en investigación científica

China ha superado a Estados Unidos en términos de investigación científica de alto impacto, afirman los mayores agregadores científicos del mundo. Mientras EEUU invierte, sin retorno, en guerras en todo el mundo, el ascenso de Pekín asusta a Washington y dicta el nuevo rumbo mundial, opinan los analistas entrevistados por Sputnik.

La revista británica The Economist señala el auge científico de China y la preocupación que está surgiendo en la Casa Blanca, por el hecho de que las sanciones aplicadas contra Pekín no funcionan.

Por mucho tiempo, las publicaciones científicas chinas fueron menospreciadas por las instituciones occidentales bajo un binomio de alta cantidad y baja calidad.

Hoy en día, sin embargo, el escenario ha cambiado y China produce cada vez más artículos de alta calidad, como demuestran indicadores de análisis científico como el Clarivate Nature Index. Estos índices se ocupan de la calidad de los artículos científicos producidos, medida por su influencia en otros trabajos.

En el primero, en 2003, China estaba 20 veces por detrás de Estados Unidos. Diez años después, en 2013, la diferencia se había reducido a cuatro veces. Diez años después más, China superó tanto a Estados Unidos como a la Unión Europea. En el segundo agregador, que comenzó en 2014, China ocupó el segundo lugar hasta 2023, cuando superó a EEUU, aportando alrededor de un tercio de los artículos a las publicaciones de Nature.

Alexandre Pires, profesor de Economía y Relaciones Internacionales del Ibmec, explica que dentro del ajedrez geopolítico mundial, la posición de los países depende de su capacidad de innovación.

Esta opinión es compartida por Diego Pautasso, doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad Federal de Rio Grande do Sul y especializado en China. Desde la construcción del sistema mundial moderno, «las hegemonías han sido hegemonías geopolíticas y geoeconómicas».

Explica que la hegemonía geoeconómica se basa en el liderazgo productivo y en el liderazgo de la innovación. Así, los centros que lideraron las revoluciones industriales también lideraron el sistema internacional.

No hace falta futurología

Además de destacar la producción científica de alta calidad, la publicación subraya que el país asiático avanza en sectores clave para el futuro de la economía mundial, como las tecnologías cuánticas, la inteligencia artificial y los semiconductores.

En China, subraya The Economist, las áreas prioritarias de inversión las determina el Gobierno en sus planes quinquenales. Es el caso, por ejemplo, de la investigación agrícola, considerada por el Partido Comunista Chino esencial para la seguridad alimentaria de la población. Así se han definido también los sectores de frontera tecnológica.

Según Pires, estas tecnologías son la gran apuesta de la industria para generar «ganancias de productividad». Muchas de las innovaciones de las décadas de 1990, 2000, 2010 y 2020 no estaban vinculadas al aumento de la productividad del trabajo. Así, apunta el profesor del Ibmec, la Industria 4.0, «esa combinación de IA, computación más rápida y robótica», ha generado grandes expectativas en términos de productividad y ganancias de escala.

«El mundo no ha tenido un choque de productividad en mucho tiempo y estos sectores han sido clave para ello», manifiesta Pires.

Mientras tanto, Estados Unidos está «básicamente inmerso en una política internacional de contención, de sanciones bélicas», afirma Pautasso. Los multimillonarios gastos militares de Washington, como las ayudas a Ucrania e Israel, son cada vez más criticados incluso por los propios políticos estadounidenses, como el expresidente Donald Trump y congresistas como Marjorie Taylor Greene. Esta política de policía global es, en opinión de Pautasso, errónea, ya que es insuficiente para mantener a EEUU en la posición de potencia hegemónica.

«Y ésta es la demostración definitiva del debilitamiento del poder de Estados Unidos», asegura.

Pautasso señala también que el Instituto Australiano de Política Estratégica ha publicado un informe en el que traza un mapa de 44 tecnologías punteras. De ellas, China lidera en 37 y esto sitúa a China en una gran ventaja para afrontar los retos del siglo XXI.

Como señala la revista, y como confirma Pires, éste es uno de los principales puntos de discordia entre Pekín y Washington, que ha sancionado comercialmente a la nación asiática para impedir su progreso en estos sectores.

Sin embargo, apunta el economista, esta política acaba siendo ineficaz, ya que China sigue vinculada a Occidente y se convierte en una válvula de escape para países aún más sancionados, como Rusia e Irán.

En este punto, India es otra potencia que se convierte también en un centro de triangulación para eludir las prohibiciones comerciales de Estados Unidos y Europa, afirma Pires.

En opinión de Pautasso, la política de sanciones de Estados Unidos ha salido mal desde varios puntos de vista.

Añade que EEUU pierde los mercados que eran extremadamente importantes para ellos debido a su estrategia, que es suicida.

La economía estadounidense, dice Pautasso, tiene «una infraestructura cada vez más vieja, desguazada y cada vez más financierizada».

«Sin necesidad de futurología», dice Pautasso, lo que podemos ver es a China estrechando rápidamente el liderazgo occidental dentro de «una tendencia a superar a Estados Unidos dentro de una década«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 16 =