Así repercutirá en América Latina el gasto militar récord de EEUU

Isabela Gama y Joao Cláudio Pitillo

El 23 de diciembre, el presidente de EEUU, Joe Biden, firmó la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) para 2023, alcanzando un récord de casi 850.000 millones de dólares en fondos de defensa. Sin embargo, los expertos creen que esto no ayudará a Washington a ganar la competencia de China en América Latina.

Isabela Gama, especialista en teoría de seguridad y relaciones internacionales y BRICS e investigadora posdoctoral de la Escuela de Comando y Estado Mayor del Ejército (ECEME), y Joao Cláudio Pitillo, profesor de Historia y miembro del Núcleo de Estudios de las Américas (Nucleas) de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ), analizaron las posibles ramificaciones del nuevo presupuesto de defensa estadounidense para América Latina.

La influencia china en América Latina atrae la atención de EEUU

Sobre la posibilidad de que América Latina entre en el radar del Pentágono debido a la mayor influencia de China, Gama explicó que durante un tiempo la región no fue una de las principales preocupaciones de Washington. Añadió que esto se debió a que “otras regiones más inestables empezaron a carecer de más recursos y atención por parte de Estados Unidos”.

La experta notó que la atención estadounidense ha vuelto a la región tras el aumento de la influencia china, sin embargo, ahora EEUU no puede utilizar una supuesta inestabilidad política como pretexto para imponer su presencia, como ha ocurrido en el pasado.

“Estados Unidos afirma que la inestabilidad democrática [en América Latina] es una razón para una mayor intervención, pero no es así. Creo que es una excusa norteamericana para tratar de posicionarse mejor en la región”, destacó.

La analista enfatizó que con los avances de Moscú y Pekín en otros territorios, Washington necesitaba mantener su presencia más firme en ciertas regiones. En el caso de Rusia y Ucrania se trata también de la necesidad de no dejar que Europa se desmorone, ya que este conflicto está drenando recursos de Europa, añadió.

“Con respecto al petróleo venezolano o a cualquier otro asunto venezolano, por mucho que sea un tema que está constantemente en la agenda de diversos foros, es poco probable que Estados Unidos intervenga en ningún asunto venezolano debido a las relaciones estrechas entre Rusia y Venezuela”, pronosticó Gama.

La analista también descartó un posible intento de Washington de debilitar a los BRICS, ya que sería una maniobra demasiado compleja, aunque existe la posibilidad de que EEUU intente aumentar su presencia en América Latina reforzando la instalación de bases militares en la región.

En cuanto a la posibilidad de que el ascenso de los gobiernos de izquierda en América Latina sirva de acicate para que Washington intente retomar su liderazgo político en la región, Gama señaló que “ya no estamos en la Guerra Fría”.

No hay peligro de comunismo. Nuestra izquierda [en Brasil] no podría ser más de centro. Hay algunos gobiernos en América Latina que se autodenominan de izquierdas y actúan de forma un poco más desviada, incluso para una izquierda política”, precisó.

“No es el aspecto político el que estimula a EEUU a recuperar protagonismo en América Latina, sino la presencia de China, como ocurre en otras regiones del mundo donde Washington está perdiendo su influencia”, concluyó la experta.

La continuación de la Guerra Fría

Pitillo, a su vez, cree que Washington intenta aumentar las tensiones con Rusia y China, creando un “ambiente belicista”. En cuanto a América Latina, EEUU sigue implementando una política impositiva hacia la región, detalló.

“Quizás el concepto de democracia de EEUU signifique que los países latinoamericanos tienen que estar bajo dominación política, económica, cultural y social estadounidense para ser democráticos. En otras palabras, es una repetición de la Guerra Fría“, afirmó.

El analista cree que la presencia del capital chino en América Latina tiene principalmente intereses comerciales y Estados Unidos no puede competir con China en la región, ya que los chinos ofrecen condiciones más favorables en las asociaciones con los países de la región.

Aunque Pitillo advirtió que la reelección de Luiz Inacio Lula da Silva como presidente de Brasil pone en alerta a Washington debido a las políticas de integración regional latinoamericana.

“Parece que él [Lula] ya se ha dado cuenta y ha enviado señales de que querrá avanzar en estas discusiones no solo en Sudamérica sino en toda Latinoamérica, así como ampliar las relaciones con China y Rusia a un nivel más alto que antes”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =