ANÁLISIS: Cómo Joe Biden y el Partido Demócrata desafiaron la historia de las elecciones intermedias

Harry Enten

El presidente Joe Biden y el Partido Demócrata lograron una elección intermedia para los libros de récords.

Los demócratas retuvieron el Senado  — sin hacer nada peor que mantenerse firmes en 50 escaños y posiblemente ganar uno — y es probable que mantengan las pérdidas netas en la Cámara de Representantes en un solo dígito.

Se supone que las elecciones intermedias son el momento para que brille el partido de oposición. Ese debería ser especialmente el caso cuando hay una inflación única en una generación  y cuando la gran mayoría de los estadounidenses piensa que el país está en el camino equivocado.

En cambio, Biden y los demócratas están en condiciones de tener una de las cuatro mejores elecciones intermedias para el partido que controla la Casa Blanca en el último siglo.

Entonces, ¿qué pasó? Está bastante claro que los votantes de las elecciones generales castigaron a los candidatos republicanos que consideraron demasiado extremistas, en temas como el aborto y/o por estar demasiado vinculados al expresidente Donald Trump.

Aún así, los resultados de las elecciones fueron extremadamente inusuales. Revisé los libros de registro. Desde 1922, ha habido tres casos previos en los que el partido del presidente ganó (o no perdió) escaños en el Senado y perdió menos de 10 escaños en la Cámara de Representantes en la primera mitad del mandato del presidente.

Se cree que todos ellos — 1934, 1962 y 2002 — son logros monumentales para el partido del presidente y grandes excepciones a la regla, lo que sugiere que el partido que controla la Casa Blanca generalmente pierde escaños en unas intermedias.

El desempeño de los demócratas este año también se ha canalizado a nivel estatal. Ya sabemos, en base a las contiendas proyectadas, que esta será la primera vez desde 1934 que el partido del presidente obtuvo una ganancia neta de gobernaciones en la primera mitad de mandato de un presidente. (1986 es el único otro mandato de medio termino posterior a 1934, independientemente de cuándo cayó en una presidencia, cuando el partido del presidente obtuvo una ganancia neta de gobernaciones, aunque el Partido Republicano de Ronald Reagan tuvo pérdidas masivas en el Senado ese año).

Lo impactante de este año (suponiendo que se mantengan las tendencias actuales) es que Biden es bastante impopular. Su índice de aprobación fue del 44% en las encuestas de salida. Su calificación favorable fue del 41%.

No tenemos ninguna encuesta de 1934, aunque teniendo en cuenta que Franklin Roosevelt obtuvo dos victorias aplastantes en ambos extremos de ese período parcial, probablemente era bastante popular.

Las encuestas de 1962 y 2002 muestran a los presidentes de ese momento (John F. Kennedy y George W. Bush respectivamente) con índices de aprobación superiores al 60%.

El “problema de los candidatos” del Partido Republicano

La capacidad de los demócratas para desafiar las expectativas este año comienza simplemente con quién los republicanos nominaron para las elecciones estatales. Los analistas, incluido yo mismo, notaron que los republicanos parecían tener un problema de simpatía por los candidatos. Las encuestas preelectorales mostraron que los republicanos en todas las contiendas clave tenían índices negativos de favorabilidad neta. Los demócratas en casi todas las contiendas clave fueron más queridos que sus oponentes.

Muchos de esos republicanos fueron respaldados por Trump y dijeron (al menos en algún punto) que creían que había ganado las elecciones de 2020. (Esto, por supuesto, es falso, ya que Biden ganó las elecciones).

Las encuestas a boca de urna confirman el “problema de los candidatos” de los republicanos en las elecciones intermedias de 2022. En todas las contiendas por el Senado (salvo en Georgia) que Inside Elections había calificado como un tiro al azar o solo inclinado hacia un partido antes de las elecciones, más votantes dijeron que las opiniones del candidato republicano eran demasiado extremas que dijeron lo mismo del candidato demócrata.

Vemos esto también en las elecciones para gobernador. Los republicanos nominaron a los que apoyaban la idea de fraude electoral en las elecciones de 2020 para gobernador en varios estados azules o indecisos. Ninguno de ellos ha sido proyectado como ganador, y solo la republicana Kari Lake de Arizona tiene alguna posibilidad de ganar.

Quizás la falta de éxito de estos candidatos republicanos no debería ser una sorpresa dado que alrededor del 60% de los votantes, tanto en las encuestas preelectorales como en las encuestas a pie de urna, creen que Biden fue elegido legítimamente.

Aún así, los demócratas parecen haber obtenido un logro increíble en las elecciones intermedias de 2022, especialmente dado lo impopular que eran las encuestas que mostraban que era Biden.

Los últimos dos presidentes demócratas con índices de aprobación equivalentes a los de Biden en su primera mitad de período (Bill Clinton en 1994 y Barack Obama en 2010) vieron a su partido sufrir una pérdida neta de más de 50 escaños en la Cámara de Representantes, al menos cinco escaños en el Senado y al menos cinco gobernaciones.

Dos presidentes en el camino

Por supuesto, los malos candidatos al Senado o a la gubernatura no fueron la única razón por la que los republicanos tuvieron unas elecciones intermedias decepcionantes.

A nivel nacional, hay dos presidentes en el punto de mira: el actual (Biden) y el anterior (Trump). Ambos hombres lucían calificaciones favorables netas negativas, según las encuestas de salida.

El hecho de que tengas un presidente actual y un expresidente que son ambos impopulares no es inusual. Tanto Obama como George W. Bush eran impopulares antes de las elecciones intermedias de 2010.

Lo que es inusual es que del 18% que no vio favorablemente ni a Biden ni a Trump en las encuestas de salida, el 40% de ellos votó por los demócratas. La reacción contra un presidente este año puede haber sido anulada por la reacción contra el otro.

En 2010, una encuesta de septiembre de CNN mostró que los demócratas ganaban solo el 21% de los que no veían favorablemente ni a Bush ni a Obama.

La razón de la diferencia entre 2010 y 2022 es bastante obvia. Había señalado antes de las elecciones que Trump recibía más tráfico de búsqueda de Google que Biden (es decir, el expresidente estaba en la mente de los votantes). Sin embargo, Bush no estaba recibiendo ni cerca del tráfico de búsqueda como Obama en 2010.

Votantes del “aborto primero”

Podría decirse que lo que realmente hizo que este examen de medio término fuera único fue el aborto. A pesar de la alta inflación, solo el 31% de los votantes en la encuesta de salida dijeron que era el tema más importante para su voto. Un porcentaje casi idéntico (27%) dijo aborto, y estos votantes eligieron abrumadoramente a candidatos demócratas para el Congreso.

Esto coincide con la dinámica que vimos en las elecciones especiales de la Cámara de Representantes luego de la anulación de Roe v. Wade en junio. A los demócratas les fue considerablemente mejor que antes del fallo de la Corte Suprema.

Y aunque los republicanos recuperaron un poco su posición en las encuestas de la Cámara nacional en las últimas semanas de la campaña, nunca regresaron a donde estaban durante la primavera.

El hecho de que los votantes del “aborto primero” eligieran abrumadoramente a los demócratas tiene sentido dado que el 60% de los encuestados a boca de urna dijeron que el procedimiento debería ser legal en todos o en la mayoría de los casos.

Cuando lo pones todo junto, Biden y los demócratas parecen haber hecho algo que otros intentaron, y fracasaron, en elecciones intermedias anteriores: convirtieron la elección en una elección entre dos partidos en lugar del referéndum habitual sobre el partido del presidente. (CNN)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − dos =