Alianza para el Desarrollo en Democracia y los Principios Rectores  sobre  Empresas y DH

Por Rommel Santos Diaz

 La coherencia política  de la Alianza para el Desarrollo en Democracia estará garantizada en la medida en que sus actores fundamentales  actúen en  función de hacer respetar y proteger  los derechos humanos en el marco de los Principios Rectores sobre las  Empresas y los  Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Los Estados que integran la Alianza para el Desarrollo en Democracia  deberán  ser conscientes de las obligaciones  de velar por el respeto de los derechos humanos por parte de las empresas ,   en particular ofreciéndoles las informaciones , la capacitación y el apoyo pertinente  para  un efectivo  cumplimiento  de los Principios Rectores  sobre las Empresas y los  Derechos Humanos.

La preocupación  de los países que integran la Alianza para el Desarrollo en Democracia  por impulsar un proceso de  integración regional  apuntando  al progreso social y económico  y comercial  requerirá  de futuros acuerdos bilaterales y multilaterales  que necesariamente  tratarán  cuestiones  relacionadas con las empresas, de ahí  la importancia de tomar en cuenta  los Principios Rectores sobre las  Empresas y los  Derechos Humanos en la configuración de los acuerdos entre los Estados.

En la medida en que se consolide  la Alianza para el Desarrollo en Democracia  se requerirá que los  países que la integran  y los futuros integrantes  de la alianza  asuman  las obligaciones  de derechos humanos  y las leyes y políticas para configurar las prácticas empresariales   en la región.

La cuestión de los derechos humanos y las empresas  deberá ser abordada  por la Alianza para el Desarrollo en Democracia  desde una perspectiva  amplia, en interés  de una coherencia política  nacional tanto vertical como horizontal  para conciliar diferentes necesidades sociales  de las personas.

Como  la Alianza para el Desarrollo se sustenta en la propuesta  regional de que existe la necesidad  de promover el crecimiento económico  en el marco de la democracia, los derechos humanos y los objetivos de desarrollo sostenible , esto requiere que  los Estados que la integran dispongan de las políticas, leyes  y procesos necesarios  para implementar  las obligaciones  dimanantes  de las normas internacionales de derechos humanos.

Las  prácticas empresariales , en particular en la esfera del derecho mercantil , la reglamentación de mercados de valores, la inversión, los créditos a la exportación , los seguros de exportación , el comercio y la actividad laboral ameritan  que los países  de la Alianza para el Desarrollo en Democracia actúen  de forma  compatible  con las obligaciones  de derechos humanos establecidas en los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos.

Los Estados  de la Alianza para el Desarrollo en Democracia  deberán  mantener  un marco  normativo nacional adecuado para asegurar el cumplimiento  de sus obligaciones  de derechos humanos  cuando  concluyan acuerdos  políticos sobre actividades empresariales  con otros Estados  O empresas , por ejemplo  a través de tratados  o contratos de inversión.

Si bien es cierto que los tratados bilaterales  de inversión, acuerdos de libre comercio o contratos de inversión, les brindan oportunidades  económicas  a los Estados, estos también pueden afectar  al marco normativo nacional de los gobiernos. Por ejemplo, los términos estipulados  en acuerdos internacionales  de inversión  pueden  restringir la capacidad de los Estados para aplicar plenamente nuevas leyes  en materia de derechos humanos, o exponerlos, en caso contrario al riesgo de arbitrajes internacionales vinculantes.

Finalmente, los Estados de la Alianza para el Desarrollo en Democracia, de ser necesario, deberán  asegurarse  de que retienen las facultades normativas y regulatorias para proteger  los derechos humanos  en el marco de los acuerdos , sin dejar  de ofrecer  la necesaria protección  a los derechos humanos  en  cumplimiento  de las obligaciones  establecidas en los Principios Rectores  sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

rommelsantosdiaz@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 18 =