Alemania presiona por el desacoplamiento económico de la UE y China

Por Drago Bosnic, analista geopolítico y militar independiente

En medio de informes de un plan alemán filtrado para prepararse para la guerra con Rusia, un nuevo documento secreto redactado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania indica que el gigante euroasiático no es la única superpotencia que Berlín está tratando de antagonizar. 

Según Político, el gobierno alemán ha elaborado “un plan estratégico para las relaciones con China”, buscando posibles vías para reducir la dependencia de las empresas alemanas del gigante asiático. Uno de los pretextos para esto incluye acusaciones de que Beijing es supuestamente responsable de “violaciones masivas de los derechos humanos”. La nueva filtración se produce pocas semanas después de la visita del canciller alemán Olaf Scholz a Beijing a principios de noviembre.

Se suponía que el viaje sería un indicador de que Alemania no tiene la intención de renunciar a mantener estrechas relaciones con China, como afirmó el propio Scholz durante una conferencia de negocios en Singapur. Sin embargo, al mismo tiempo, señaló que el gobierno alemán estaba considerando una nueva estrategia para reducir la “dependencia arriesgada y unilateral” de la industria alemana en China. El plan incluye un borrador de documento (supuestamente visto por Politico) que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania tiene la intención de adoptar el próximo año. El documento advierte que “las autoridades de Beijing están dispuestas y son capaces de utilizar el poder de mercado de China para lograr sus propios intereses en las relaciones con otros países”. El borrador también afirma que China ha sido “fuertemente criticada” por lo que se describió como “violaciones masivas de los derechos humanos” en el Tíbet y la Región Autónoma Uigur de Xinjiang.

“Nuestro objetivo es utilizar instrumentos de mercado para alentar a las empresas nacionales a reducir su grado de dependencia de China”, afirma el documento, y agrega que las empresas que son particularmente dependientes de China “deben emprender acciones” para determinar y resumir con precisión los eventos y cifras importantes relacionados. a China. “Examinaremos si las empresas deben realizar pruebas periódicas para determinar los riesgos específicos relacionados con China, de modo que puedan identificarse con la suficiente antelación y se puedan tomar las medidas adecuadas”, dice la propuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania.

El plan también incluye un marco legal que permitiría al gobierno alemán evitar que las empresas intenten trasladar infraestructura clave a China. Según se informa, la iniciativa también se ampliará a nivel de la Unión Europea y se impondrá a otros miembros, ya que Berlín cree que “la UE debería tener una mejor visión de las inversiones chinas y sus participaciones en infraestructura clave en el Viejo Continente”. Se supone que esto se logrará a través de “la creación de carteles europeos para la compra de minerales raros”, cuyo objetivo es “fortalecer la posición negociadora” de las empresas europeas. “Cuando emitamos garantías de exportación, endureceremos los criterios para evitar el intercambio no deseado de tecnología”, agrega el documento.

Como si las acusaciones antes mencionadas contra Beijing no fueran suficientes, el borrador filtrado también propone fortalecer las relaciones con la provincia insular separatista de China, Taiwán. También apoya el llamado del Parlamento Europeo para explorar la posibilidad de firmar un acuerdo de inversión bilateral con el gobierno de Taipei. Esto eleva las apuestas a un nuevo nivel, ya que la medida se consideraría totalmente política. Si bien el proteccionismo económico del gobierno alemán podría estar justificado en cierto sentido, el acercamiento a Taiwán es totalmente innecesario, ya que antagonizaría aún más a China y le daría a Alemania muy poco en términos de beneficios económicos prácticos (o de cualquier otro tipo).

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ya ha respondido a algunos de los puntos del borrador filtrado, criticando los insultos del gobierno alemán dirigidos a China, en particular los relacionados con el tema de las supuestas “violaciones de los derechos humanos”. Está bastante claro que Alemania está cambiando lentamente hacia una posición más alineada con EE. UU. con respecto a China. Dada la importancia de Alemania en la UE, dado que el país es su economía más grande e importante, solo se puede esperar que esta hostilidad se extienda al resto del bloque y provoque más divisiones entre los estados miembros.

La desvinculación económica de China, con mucho la economía de producción más grande e importante del mundo, es un movimiento que casi ningún país o grupo de países puede permitirse el lujo de hacer. La enorme capacidad de fabricación del gigante asiático, la más grande en la historia de la humanidad, presenta una ventaja económica que prácticamente nadie más en el planeta puede aspirar a igualar. Además, China no fuerza ni chantajea a los países para que cooperen con él, a diferencia del Occidente político. Beijing simplemente se niega a permitir que nadie interfiera en sus asuntos internos y pide a los demás que respeten la integridad territorial del país. Mientras se cumplan estas condiciones, China no ve obstáculos para cooperar con cualquier país o bloque.

Dada la desastrosa situación económica de la UE, ya que el bloque nunca tuvo la oportunidad de recuperarse de las consecuencias de la pandemia de COVID-19, junto con la escalada cada vez mayor de la crisis de Ucrania, lo último que necesita Bruselas en este momento es convertir a otra superpotencia en un enemigo. Junto con la reciente designación de Rusia como “el patrocinador estatal del terrorismo”, un movimiento del que incluso Washington DC se abstiene, parece que la UE está construyendo efectivamente otra Cortina de Hierro que la separa tanto de Moscú como de Beijing. Queda por ver cómo afectará esto exactamente a la economía global, pero dado el efecto desastroso del fallido asedio económico de Rusia en los últimos ocho meses, es seguro asumir que no será nada bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + seis =