Atenderán reclamos sobre planes de consumo incumplidos a los turistas que visitan RD

Alteraciones de precios en servicios y productos, venta de artesanía falsificada y paquetes habitacionales en hoteles y estancias de largo plazo en villas que luego no son recibidos, además de engaños por mafias de abogados son algunos de los casos más denunciados por parte de turistas que visitan República Dominicana.

Así lo indican los directores del Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor) y el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur), Anina del Castillo y Juan Carlos Torres Robiou, respectivamente, durante la firma de un acuerdo entre ambas entidades que tiene por objetivo dar respuestas a los reclamos de consumo que sean interpuestos por los turistas, con miras de salvaguardar sus derechos e intereses económicos y su seguridad.

Del Castillo resaltó la relevancia del acuerdo interinstitucional, ya que permite que los turistas reciban la tutela de sus derechos en cuanto a recibir la debida información comercial de los productos y servicios que se comercializan, las especificaciones de seguridad establecidas en las normas oficiales, claridad en los precios, cumplimiento de reservas de paquetes turísticos y ofertas complementarias, amenidades, publicidad, entre otros aspectos que dispone la Ley 358-05 que deben ser aplicados ante la defensa de estos ciudadanos que visitan el país.

Indicó que el sector turismo es importante para el país, por lo que hay que fortalecer los lazos con otras entidades competentes, ya que es una de las principales fuentes generadoras de ingreso para la República Dominicana.

De su lado, Torres Robiou destacó que la firma del acuerdo crea una sinergia entre Pro Consumidor y Cestur para ayudar a controlar malas prácticas de comerciantes y venduteros en zonas visitadas por turistas, citando entre ellas el aumento exorbitante en precios de productos y servicios.
Dijo que uno de los polos donde más se da esa práctica es en Boca Chica, al poner como ejemplo que el servicio de un pescado frito puede ser ofertado a un turista hasta por RD$2,000 cuando el precio promedio no pasa los RD$400.
Además, reveló que en esa zona opera una mafia de abogados que se aprovecha de situaciones de infracción de alguna ley cometida por visitantes extranjeros, a quienes le cobran altas sumas de dinero en dólares para tratar de resolver sus casos.
La directora de Pro Consumidor y el director de Cestur dijeron que antes de la firma del acuerdo entre ambas instituciones venían trabajando, junto al Ministerio de Turismo, en la protección del turista que visita el país, como una forma de garantizar sus derechos como consumidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *