Europa toma medidas contra la herramienta más importante de la hegemonía de EEUU

Los encontronazos entre la UE y EEUU podrían ir a peor ahora que Washington ha abandonado el acuerdo nuclear y la UE no excluye hacer lo mismo con el dólar y pasarse al euro para pagar el petróleo iraní. Se trataría de la primera de una serie de medidas con las que la UE podría menoscabar el sistema financiero del billete verde, publica Vzglyad.

“De un tiempo a esta parte, la relación entre la Unión Europea y Estados Unidos no es que pase por su mejor momento. Toda la culpa la tienen las duras medidas de Trump para proteger la economía estadounidense (…) La UE pone todas sus fuerzas para que el conflicto con EEUU no crezca, pero debe responder de alguna forma. Por eso pasarse al euro en sus negocios con Irán es una decisión del todo lógica”, explica a Vzglyad la primera vicepresidenta de Club Ruso de Directores Financieros, Tamara Kasiánova.

Irán es el tercer productor de petróleo de la OPEP. Según los datos que la propia organización manejaba en mayo, las exportaciones de petróleo del país persa se tradujeron en 2,62 millones de barriles al día en abril; el mejor resultado desde que se levantaron las sanciones contra Irán, hace ya dos años y medio, recuerdan en Vzglyad. El 60% de sus exportaciones van a parar a China, a la India, a Corea del Sur y a Japón.

Si EEUU vuelve a imponer sanciones a Irán, según los expertos el mercado petrolero perderá entre 350.000 y 500.000 barriles al día. Se trata de casi el mismo volumen que le compra a Irán la Unión Europea. Si bien es cierto que Arabia Saudí ya ha dicho que hará todo lo posible por paliar los efectos de esas sanciones, si los países europeos —sobre todo Francia e Italia— no interrumpen las importaciones de oro negro persa, ese tipo de esfuerzos no será necesario. Si la UE da ese paso, estará escenificando que se desmarca de Washington.

“La Unión Europea utilizará el euro y su propio sistema de pagos bancario para que EEUU no pueda bloquearle esos pagos o congelar sus cuentas en caso de que haya sanciones”, augura la directora adjunta de análisis de la empresa rusa Alpari, Ana Kókoreva, y añade que precisamente pagar ahora con euros le sale a cuenta a la Unión porque la moneda única pasa por un buen momento.

Sin embargo, no cabe esperar ningún golpe sobre la mesa contra el dólar en Bruselas. La UE no compra tanto petróleo iraní como para eso. Pero que empiece a usar su propia moneda puede ser la puerta a otras medidas de mayor alcance hacia esa ‘desdolarización’ que ya empieza a asomar. Sin ir más lejos, los bancos centrales de las potencias mundiales anunciaron a principios de año que reducirían sus reservas de dólares y se pasarían al euro.
A fecha de mayo, el 60% de esas reservas están en dólares y el euro comprende el 20%.

“Será entonces cuando la estabilidad del dólar estará amenazada: cuando todas esas medidas empiecen a tomar forma”, asegura Kókoreva.

La superioridad del dólar frente al resto de monedas tiene sus raíces en 1973, cuando Estados Unidos, Arabia Saudí y la OPEC acordaron que las ventas de petróleo se harían exclusivamente en dólares a cambio de protección militar. Desde entonces, petróleo y dólar se hicieron interdependientes. Fue la primera piedra en la construcción de la figura de EEUU como superpotencia comercial.

A mediados de 2017, Rusia comenzó a abandonar el dólar y a abrazar el yuan para exportar su petróleo a China. Se supone que Pekín podrá hacer lo mismo con el gas ruso. La medida se unió al anuncio del gigante asiático de vender futuros en la bolsa de Shanghái en yuanes.

“El dólar es una moneda muy fuerte, pero todo esfuerzo cuenta. La tendencia que se está viendo durante los últimos años —que las monedas nacionales aumenten su influencia— puede acabar con la hegemonía estadounidense en el sector financiero dentro de unas décadas”, está convencida Kasiánova.

Sputnik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *