Ven que la nueva estrategia de defensa de EEUU prioriza el enfrentamiento con Rusia y elimina cualquier cooperación con esa potencia

Las declaraciones del titular de Defensa de EEUU, James Mattis, sobre la prioridad de la competición con Rusia y China ante la lucha contra el extremismo tiene implicaciones importantes para las relaciones futuras entre Moscú y Washington, consideran los expertos encuestados por Sputnik.

En términos generales, la nueva estrategia de defensa estadounidense se concentra más en la competencia entre las grandes potencias que en las amenazas terroristas.

Una gran parte del documento está dedicado a Rusia, aunque sin olvidar los ‘enemigos tradicionales’ de EEUU como Irán y Corea del Norte, así como China.

Qué significa todo esto para Moscú

“Las declaraciones [del Pentágono] básicamente entierran las esperanzas de Moscú de ponerse de acuerdo con Washington sobre la lucha contra el terrorismo internacional. Ya no es una prioridad para ellos”, opinó el profesor de Economía y Política Mundial de la Escuela Superior de Economía de la Federación de Rusia, Andréi Súzdaltsev.

Desde EEUU lo declararon abiertamente, ya que “Rusia se comporta de una manera insolente, está desmantelando su mundo unipolar, y por eso Moscú es el principal rival”, agregó.En cuanto al terrorismo, está claro desde hace tiempo que en Siria la coalición antiterrorista liderada por EEUU no buscaba vencer a los grupos terroristas sino que estaba considerando como sus rivales principales Irán, el Gobierno sirio y Rusia, comentó.

Otro experto destaca una retórica relativamente menos agresiva en cuanto a China.

“La estrategia estadounidense, sobre todo, está dirigida contra Rusia. China se quedará en un segundo plano por el momento: mientras exista Moscú con su potencial nuclear, EEUU no podrá meterse con China”, valoró el presidente de la Academia de Problemas Geopolíticos de la Federación de Rusia, el general coronel (de tres estrellas) Leonid Ivashov.

Las herramientas de la presión militar irán acompañadas con la ‘asfixia económica’ por medio de las sanciones y restricciones contra las empresas y negociantes rusos con el fin de “desestabilizar a Rusia desde dentro en vísperas de las elecciones presidenciales”, elaboró el analista militar.Rusia no va a involucrarse en una nueva carrera armamentista y evitará un enfrentamiento militar directo, opina Súzdaltsev, ya que “Rusia, a diferencia de EEUU, no tiene aspiraciones a la hegemonía mundial”.

Ivashov, a su vez, descartó que el juego de músculos militares estadounidense pueda afectar Rusia, pero llamó la atención al ‘poder blando’ de Washington, “que se mostró muy eficaz contra la Unión Soviética”.

Sin ‘deshacerse’ de Rusia, EEUU no podrá controlar Eurasia, así que Washington concentrará su atención en “una operación geopolítica global en su contra”, advirtió.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *