Preocupa a EEUU que Rusia haya tenido datos valiosos sobre el avión ‘invisible’ F-22

El conflicto en Siria le brindó a Rusia la oportunidad de obtener importante información sobre las posibilidades de las aeronaves estadounidenses, en particular los cazas furtivos F-22, así lo afirmó la teniente general de las Fuerza Aéreas de EEUU VeraLinn Jamieson, citada por Business Insider.

“El espacio aéreo de Irak y de Siria fue realmente un tesoro para que ellos [los rusos] observaran cómo operamos”, advirtió la militar durante una rueda de prensa de la Asociación de las Fuerzas Armadas (AFA, por sus siglas en inglés).

Según Jamieson, “Rusia ha obtenido conocimientos e información invaluables” sobre las tácticas, las maniobras, el radar y las firmas térmicas del principal caza estadounidense de dominación aérea, el F-22.Los cazas principales de Rusia se encontraron cara a cara con los F-22 y “parecieron mostrar poca veneración”, se señala en el análisis de Business Insider y como ejemplo de este “poco respeto” citan las palabras del comandante de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, Maxim Makolkin. El militar ruso fue condecorado, entre otros, por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, después de que se terminara la operación en Siria.

“Siempre nos encontramos ‘en sus colas’, como dicen los pilotos, lo que significa la victoria en un ‘dogfight’ (pelea de perros, en español, es decir, un combate aéreo cercano)”, sostuvo Makolkin en aquel entonces.

Sin embargo, las tácticas estadounidenses que Rusia podría obtener durante su operación en Siria no es lo único que preocupa a los militares y expertos, citados por el medio.

“También pueden ‘copiar’ a los cazas de EEUU y otros aviones con control de tiro terrestre y aéreo y radares de búsqueda”, advirtió Justin Bronk, especialista en combates aéreos del Instituto Royal United Services.

La tecnología ‘stealth’ (furtiva, en español) se considera la mayor ventaja frente a los cazas rusos que “operan de manera similar, por no decir mejor, en enfrentamientos tradicionales como combates aéreos”. Si Rusia hubiera ganado experiencia de los F-22 y los hubiera vigilado con radares de búsqueda infrarrojos, lo que, como afirma Bronk, seguramente tuvo lugar, sería “algo muy útil” para las fuerzas rusas, algo que podría “disminuir” los logros de la aviación de EEUU.Bronk añadió que el proceso funciona en ambos sentidos y los militares norteamericanos también podrían haber tenido oportunidades durante la operación en Siria de conocer de cerca las tácticas de la aviación rusa. No obstante, esta conclusión no alegró a los autores del artículo que añadieron que “el futuro de la supremacía aérea de EEUU se vuelve menos claro”.

Sptunik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *